ÁREAS

Los empresarios rechazan los derechos de teletrabajo intersectorial de la UE.


Impulsado por la pandemia del Covid-19, el teletrabajo ha llegado para quedarse, con sus ventajas e inconvenientes, como el riesgo de un exceso de tiempo de trabajo, gastos adicionales para los trabajadores o el riesgo de aislamiento social al no tener contacto presencial con otros compañeros y compañeras. Tras más de un año de negociaciones sobre el teletrabajo y el derecho a la desconexión, las organizaciones patronales Business Europe, SMEs United y SGIE (Services of General Interest Europe) han dado por finalizado el proyecto de acuerdo alcanzado con la Confederación Europea de Sindicatos (CES).

El secretario general de la FSESP, Jan Willem Goudriaan, ha declarado: « Se trata de un fracaso masivo de los empleadores a la hora de asumir la responsabilidad y mejorar las condiciones de trabajo de los trabajadores que realizan teletrabajo. Los empleadores habían acordado con la CES un plan de trabajo conjunto para actualizar el Acuerdo Autónomo de 2002 sobre el teletrabajo que se aplicaría como directiva para su adopción por el Consejo de conformidad con el artículo 155.2 del TFUE. La CES pide ahora a la Comisión que presente una directiva, en consonancia con la petición del Parlamento en 2021 de que se apruebe una legislación de la UE sobre el derecho a la desconexión».

El cambio de sentido de los empleadores también representa un golpe para el diálogo social intersectorial, ya que la última vez que los interlocutores sociales de la UE utilizaron sus prerrogativas colegislativas para un nuevo acuerdo se remonta a 1999.  «Durante los últimos 24 años, si no fuera por el diálogo social sectorial, no quedaría mucho en el diálogo social de la UE. Son los interlocutores sociales sectoriales de la UE en los sectores del transporte, las peluquerías, la sanidad y los gobiernos centrales los que han llegado a acuerdos con el objetivo de convertirse en jurídicamente vinculantes», añade el Sr. Goudriaan.

Por lo tanto, la actitud hostil de la Comisión hacia el diálogo social sectorial y sus resultados con más recortes en su organización a partir de 2024 es difícil de comprender, ya que solo a ese nivel el diálogo social de la UE ha sido capaz de ofrecer resultados concretos, que incluso el Consejo Europeo en sus conclusiones sobre el teletrabajo reconoce.

«La Comisión todavía puede salvar el diálogo social de la UE. Puede aplicar nuestro acuerdo sobre digitalización que adoptamos hace un año, con disposiciones estrictas sobre el teletrabajo y el derecho a la desconexión por ley ahora. Además, establece un marco sobre cómo abordar la Inteligencia Artificial en el lugar de trabajo. Al fin y al cabo, sería un paso adelante para 9 millones de trabajadores y allanaría el camino para otros sectores de la economía: los gobiernos pueden actuar como modelos a seguir», concluye el Sr. Goudriaan.

El acuerdo sectorial sobre digitalización está en consonancia con la resolución del Parlamento Europeo, ya que defiende el carácter voluntario del teletrabajo y la igualdad de trato con el trabajo de oficina e introduce el derecho a la desconexión.  Podría decirse que va más allá del fallido acuerdo intersectorial con disposiciones más estrictas sobre el derecho de todos al teletrabajo, sobre la carga de trabajo, sobre la igualdad de género y la lucha contra la discriminación, sobre los derechos sindicales, incluida la negociación colectiva, así como sobre la formación y la salud y la seguridad. Es importante destacar que reconoce que la violencia doméstica en un contexto de teletrabajo es una preocupación grave, dejando a millones de mujeres sin un lugar seguro para trabajar.

Tras años de discusiones y directrices conjuntas sobre cómo abordar las tecnologías digitales en el lugar de trabajo, los ministros Petra de Sutter (Bélgica) y Stanislas Guerini (Francia) firmaron un acuerdo de digitalización entre los sindicatos y los empleadores de la administración del gobierno central, en nombre de los empleadores y los dirigentes sindicales Marco Ouwenhand, presidente de la delegación sindical y la sede de la FSESP. La patronal y los sindicatos solicitaron a la Comisión que transdujera el acuerdo en la legislación del sector utilizando el procedimiento del artículo 155.2 del Tratado. La Comisión suspendió el proceso a la espera del resultado de las negociaciones intersectoriales. Dado que estos fracasaron, ahora es el momento de implementar el acuerdo.

La FSESP es la Federación Europea de Sindicatos de Servicios Públicos. Es la mayor federación de la CES y agrupa a 8 millones de trabajadores de los servicios públicos de más de 260 sindicatos de toda Europa. La FSESP organiza a los trabajadores de los sectores de la energía, el agua y los residuos, la sanidad y los servicios sociales y las administraciones locales, regionales y centrales, en todos los países europeos, incluida la vecindad oriental de la UE. En nuestros sectores organizamos a los trabajadores del sector público, sin fines de lucro, mixto y privado, incluso en empresas multinacionales. Es la organización regional reconocida de la Internacional de Servicios Públicos (ISP). Para obtener más información, visite: www.epsu.org.

Lo más leído